Susana Rodríguez comparte su medalla de oro con toda la familia Delikia

Susana Rodríguez vuelve a casa, y lo hace de la mano de nada más y nada menos que una medalla de oro en triatlón y un diploma en los 1.500 metros de atletismo, disciplina con la que empezó en el mundo del deporte.

La historia de Susana

Desde pequeña Susana ha estado en contacto con el mundo del deporte y su discapacidad visual nunca ha sido una limitación a la hora de darlo todo. La base de su carrera, según cuenta en una entrevista para el Faro de Vigo, es el espíritu de superación que forjó desde que competía con su hermana en los juegos de la terraza de casa.

Durante la pandemia del Covid-19 Susana estuvo compaginando su labor como médica con sus entrenamientos y competiciones para darlo todo en Tokio 2020, nos confiesa en una entrevista junto a Ana Peleteiro, que el aplazamiento al año 2021 le benefició para llegar en unas perfectas condiciones físicas, pero su palmarés a lo largo del año indicaba que todo iba a salir bien. 

Cuando le preguntamos a Susana por los valores que destacaría de su disciplina, afirma que a pesar de que el triatlón se trata de un deporte individual, el compañerismo es un valor importante por la unión que tiene con sus compañeros en los entrenamientos ya que en muchas ocasiones los hacen en conjunto.

Nos confiesa también que tiene suerte en lo que se refiere a alimentación porque el volumen de entrenamientos es muy elevado y necesita compensarse con una buena alimentación. Un secreto que Susana hace antes de todas las competiciones es buscar un sitio donde tomar un buen plato de espagueti carbonara.

 

Su paso por Tokio 2020

El paso de Susana por Tokio no ha dejado indiferente a nadie, ya que se ha convertido en una campeona olímpica y, por si fuera poco, participando en dos disciplinas diferentes convirtiéndose en la primera española en disputar dos competiciones en unos juegos paralímpicos.

Se coronó en el oro en triatlón junto a Sara Loehr y tan sólo 48 horas después, corrió la final de atletismo con Celso Comesaña alcanzando la quinta posición obteniendo su primer diploma paralímpico. 

Antes de viajar a Tokio, le preguntamos por el resultado que esperaba obtener y nos contestaba que “hay que ser optimistas, me gustaría ganar una medalla en triatlón y meterme en la final del 1500” y nada más lejos de la realidad, así fue. El optimismo y el esfuerzo realizado se vio recompensado.

 

La vuelta a casa

 

El recibimiento de Susana en Vigo se hizo entre flores, aplausos, felicitaciones y muchos focos. Allí la esperaban sus padres que la recibieron primero con un abrazo muy emotivo.

 

Susana comparte con nosotros su medalla 

 

Susana tuvo tiempo también de visitar la sede de Delikia en Vigo para compartir con todo el equipo un momento tan especial como este. Fue recibida entre aplausos por todo el equipo de Delikia y agradeció mucho todo el apoyo que ha tenido a través de las redes sociales.

Nuestro querido barista Marcos González también disfrutó mucho de su visita, preparándole 3 cafés que compartieron encantados en el aula barista.

A lo largo de estos últimos años hemos seguido la trayectoria de Susana, y podemos afirmar que es una deportista brillante, pero sobre todo, una gran persona. ¡Muchas gracias por la visita!